La música es algo que no se puede fingir, o tocas con feeling o no tocas. Tienes que meter tu alma en lo que haces y ser honesto.”

Una de las voces más personales del panorama musical español, Californiano de nacimiento, madrileño de adopción. Vino a la capital en 1980 con su banda “No Justice” (California) y sólo regresó a Los Ángeles para seguir formándose como músico. La buena gente, la buena comida y la buena bebida lo atraparon en un Madrid que no lo dejaría marchar jamás, pues hacen tan buena pareja como la que forma con “su compañero y sin embargo amigo” Francisco Simón.

Red House”, un clásico, un referente, casi una forma de vida que crearon hace ya casi 20 años dos bluseros de verdad, con alma de rock, que hicieron siempre lo que les dió la gana.

Como bien sabes, los músicos españoles miramos con envidia a los EE.UU por aquello del sueño americano (musical), ¿qué te hizo venir a probar suerte en España?

España tiene una ventaja ¡la comida y la bebida son mejores! ¡Las mujeres más guapas y más simpáticas!

¿Es mas fácil para alguien de fuera hacerse un nombre en la música española?

Cuesta un poco, no canto en español. Menos mal que no lo hago, no quiero hacer una cosa tipo Nat King Cole (risas). Intento seguir un camino tocando la música que me gusta, de raíces americanas, donde he encontrado mi hueco en España con Red House y la gente que nos sigue. Si haces la música con el mejor sentimiento posible y el más honesto siempre va a estar aceptada. La música es algo que no se puede fingir, o tocas con feeling o no tocas. Tienes que meter tu alma en lo que haces y ser honesto.

Cuando dices que no quieres hacer algo tipo Nat King Cole por no cantar en español….¿qué opinas cuándo los españoles cantamos en inglés?

(Risas) Bueno, ¡hay quien lo hace bien! Lo entiendo perfectamente, no es fácil cantar en un idioma que no es tu lengua nativa.

De hecho yo mismo hago coaching para enseñar a cantantes a pronunciar mejor y a tener una mejor dicción. Y yo también tuve que estudiar y prepararme mucho para poder grabar anuncios en castellano, cuesta muchísimo, no es nada fácil.

Cuando Simón y tu fuisteis a las discográficas, no os atendieron muy bien, y decidisteis crear vuestro propio sello.

Si, es cierto. Después de varios intentos y negativas de varias compañías Simón y yo decidimos dar un paso diferente, hacer nuestra propia discográfica y editorial. Todas las compañías decían, “esas canciones no nos interesan, ¿por qué no con esta otra?” que es suya, de su propia editorial, acabas tocando algo que no eres tu, y repito, hay que ser honesto en la música. Con ese paso Simón y yo tuvimos la libertad total de hacer lo que queríamos y lo que nos sale de las narices. Eso nos ha dado una oportunidad de seguir grabando, porque aunque somos independientes, vendemos lo suficiente para seguir la tarea, y tuvimos la libertad de seguir aprendiendo, de mejorar, de componer mejores canciones, bajo mi punto de vista esto debe ser una evolución constante.

Llamásteis a vuestro sello “Paella Records” ¿solo pensáis en música o comida?

¡Si normalmente! (Risas) Esto viene de muchas giras que hicimos Simón y yo por Alicante y por Valencia, cada vez que íbamos allí, íbamos de “Paella Tour”. ¡Un poco de paella y a tocar!Al final pensando en el nombre del sello dijimos, y por qué no “Paella Records”, y ahí está. Oh my God!

Después de tanto tiempo, has grabado tu primer disco en solitario, por qué ahora?

Empecé componiendo en Los Ángeles. Vine a España y me quedé aquí con la idea de ser un singer-songwriter. Me di cuenta de que si no grababa esas canciones iban a quedar perdidas para siempre. Tengo muchas mas, no quiero que se pierdan.

Entonces, ¿habrá un segundo disco?

Si, probablemente, o varios. Mi proyecto principal es Red House, pero compongo muchas canciones, simplemente porque salen. Tengo una idea para una canción, y voy a por ello, así de claro.

Gipsy Runner habla de la libertad individual, dicho por ti. ¿somos nosotros mismos los que nos encadenamos y escudamos detrás de una pantalla, tras las redes sociales y esta nueva “forma de vida”?

Hay un poco de eso también, siempre he ido a contracorriente, podría haberme quedado en California con una carrera, una casa y dos coches, una vida mas materialista, pero yo quería otra cosa, yo quería tocar música, quería componer y cantar mis canciones, quería seguir mi camino, no venderme. A veces cuesta hacer las cosas a tu manera, es parte del problema que existe,.Simón y yo lo hemos pasado con la industria aquí. Al final mucha gente termina siendo un producto nada mas, un producto para usar y tirar a la basura después, cuando ya no sirve. Yo quiero hacer mi música y hacerlo lo mejor que pueda, si vendo menos me da igual, pero quiero que la gente escuche mi música y presentarlo de la mejor manera posible sin perder el componente emocional.

Es fantástico, compartir con él un escenario, es muy grande, es de las mejores experiencias que puedes tener, tocar con Simón.”

Corres maratones, entrenas casi a diario…te persigue alguien, o haces promoción de tu disco “Gipsy Runner”?

(Risas) Hace años entrenaba para una maratón, estaba en forma, hace muchos, muchos años.Tenía una coleta muy larga. Iba con un amigo a entrenar a un parque, y siempre había una familia gitana con dos niñas que cuidaba el parque. Un día fui solo y salió la niña mas pequeña corriendo y riendo y cuando me vió empezó a gritar: -¡Mamá, mamá, mira! ¡Es el corredor gitano”! Me quedé con aquello, Gipsy Runner. Me quedé con la idea y pensé que era un buen título para el disco.

Llevas junto a Simón ya más de 15 años. ¿Cómo lo haces?

Red house lleva desde el 97, casi 20 años ya, y con Simón ya tocaba antes en los “Flying Gallardos” y de esto hace ya 30 años, (ríe) ¡No se si debes poner esto! ¡Muchos años!

Después de tantos años nos entendemos muy bien musicalmente hablando, en el escenario hay veces que se qué es lo que va a hacer antes de que el mismo lo sepa, tiene esa manera de tocar…es fantástico, compartir con él un escenario es muy grande, es de las mejores experiencias que puedes tener, tocar con Simón.

No puede faltar tequila en un concierto de Red House. Crees que a los políticos les vendría bien beber un poco de tequila?

¡No puede faltar nunca! ¡Lo que sea! ¡Deberían beber lo que sea! Y estar un poco mas unidos al pueblo y menos a sus bolsillos.

¿Te afecta la situación política? ¿Afecta a tu estado de ánimo?

Si. Bueno, me jode mucho, porque no me entra que la gente siga votando para unos corruptos, creo que era hora de hacer un relevo, un cambio, hay cosas que acaban un ciclo, como en los equipos de fútbol, Del Bosque deja de ser entrenador…etc, etc, creo que en el mundo, hoy en día hacen falta unos cambios importantes y necesarios, porque estamos cavando nuestra propia tumba. Si la política solo consiste en llenarse los bolsillos y hay tanta corrupción y no representan al pueblo…es tremendo, la gente que vota a un partido debe ser representada.

Parece que los delitos no se pagan, nada cambia, es una situación realmente triste, deprimente. No se qué hace falta para hacer las cosas bien para todo el pueblo, no solo para algunos. Creo que el deber de un político es representar al pueblo. Deben representar al pueblo, y parece que no existe. Por no hablar de ecología, energía, educación, libertades…la lista es larga…y en esta situación estamos.

Has estudiado y trabajado como psicólogo. ¿Te ves capaz de ayudar en el congreso para que haya acuerdos de gobierno?

¡Si! ¡Igual a base de hostias! (Risas) La vieja escuela, ¡tu, ven aquí! (Más risas) Fuera de broma, mas que psicología creo que necesitan algo de ética, parece que esta palabra no existe en la política española. Algo tiene que cambiar, creo que hay una falta de responsabilidad tremenda.

Cuéntame un poco tu opinión sobre el panorama musical, cómo lo ves tu que llegaste en plena Movida y llevas toda una vida en este “negocio”. ¿Hay solución?

¡¡¡Mal!!! (Risas) Bueno, aquí también entra la política, tantos recortes, hemos perdido tanto dinero de las arcas públicas donde están las subvenciones para la cultura, el cine, el teatro, la danza, la música, todos están sufriendo. Un elemento importante para mejorar el nivel de un pueblo es la cultura, y si está reprimida hay menos posibilidades. Pienso que para muchos de los nuevos compositores, gente de la danza, nuevos músicos…¿dónde tienen su salida en este mundo si no hay nuevas oportunidades? Me gustaría ver mas salas, mas sitios para actuar, mas teatros…¿dónde está la literatura? Debemos tener todo eso, eso es enriquecer un pueblo.

Todos nos marcamos objetivos en la vida, has conseguido ya los tuyos?

Bueno, tengo muchas cosas por hacer todavía, estoy muy contento con lo que hago, tengo una vida maravillosa, mi familia, mis amigos y mi música, y vivo en España ¡ole! ¿Qué mas se le puede pedir a la vida?

Con toda la experiencia ¿volverías a vivir tu vida de igual manera?

Si. A lo mejor algunos errores no…pero aprendemos de ellos. Todos cometemos nuestras locuras y nuestros errores, pero hay que aprender de ellos. Todo lo que he vivido me ha traído donde estoy ahora.

Por último, una pregunta para el siguiente entrevistado.

Si tuvieras dinero ¿cuál sería tu proyecto, en qué lo invertirías?

Si no fuera por tanta amistad, por su cercanía y por tantos tequilas compartidos con Jeff…tendría la impresión de estar hablando con una estrella de L.A… ¡Qué coño! Estoy hablando con una estrella de L.A.

Con el aspecto y la voz de un personaje de Los Cohen o del mismísimo Martin Scorsesse y un corazón profundo y aferrado al blues, Jeff Espinoza me regala unos minutos en su ocupado día y abrazamos la risa que tanta falta nos hace en estos tiempos. Un ejemplo de constancia, un talento abrumador, un corredor incansable, un tipo de Los Ángeles, de los de California, un tipo de verdad.

The following two tabs change content below.

Irene Miller

Cantante y compositora. Enamorada de las artes, ciencias y letras. Feminista y ardiente defensora de la libertad. Nunca pierde las ganas. En constante búsqueda propia. La sonrisa como modo de vida.

Latest posts by Irene Miller (see all)

Pin It on Pinterest

Share This